Camas no dan abasto

Ana Quirós V. Co-Directora CISAS

Los hospitales de Nicaragua mantienen un promedio bajo de camas disponibles para atender a la población que acude a los centros de asistencia públicos.

Según fuentes médicas consultadas por LA PRENSA, en Chinandega, por ejemplo, entre los dos hospitales que existen actualmente —el Hospital Materno Infantil Mauricio Abdalá, construido en 1875 y el España, que funciona desde 1995— apenas se cuenta con 240 camas.

A nivel nacional la cifra tampoco es muy alentadora. El Ministerio de Salud (Minsa) reporta que en el 2013 cuenta con unas 4,691 camas.

Por ello se hace necesario el remplazo de los diferentes centros asistenciales, o al menos de los más viejos, como el Hospital Materno Infantil Fernando Vélez Paiz, en Managua, que será sustituido por el Hospital Occidental, que verá la primera piedra a inicios del 2014.

En Chinandega también está todo listo para que arranque la construcción del nuevo hospital de referencia departamental, que tendrá unas 300 camas para atender a los pacientes de ese departamento.

Para Ana Quirós, codirectora del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas), el Hospital Vélez Paiz ya había dejado de tener vida útil y realmente para que siguiera funcionando, la inversión sería mayor que construir un hospital nuevo.

Además considera que la inversión en infraestructura hospitalaria es clave, pero también es fundamental ampliar la atención comunitaria y la educación sanitaria para que la ciudadanía pueda prevenir algunas enfermedades en su hogar.

“A pesar que se está haciendo una importante inversión en infraestructura hospitalaria, es insuficiente. Además los centros de salud tienen un alcance limitado y la educación en salud está cayendo”, dijo Quirós.

Carla Torres y Saúl Martínez
La Prensa,17 de septiembre del 2013
seccion Ámbitos